Maribel Alvarez Biografia

Maribel Álvarez: Ideas y pensamientos!

Me tiraba de los pelos cada vez que oía llamar al asesino de una mujer <Compañero sentimental> Años cargando con una definición que no puede ser más humillante y machista. Los informativos de los medios de comunicación comenzaban así : Ha sido hallado el cuerpo de una mujer asesinada con arma blanca por su compañero sentimental. Algún residuo queda, pero se oye mucho menos.Sin embargo, parece que no encuentren la manera adecuada de llamar al asesino si éste no es marido en los papeles. ¿qué tiene de malo <pareja>? ¿que nos iguala con los animales?
Salen perdiendo los animales, porque ellos no son tan bestias como las personas.

 


Una enfermera de un hospital de Viladecans , Barcelona, le contaba horrorizada a una periodista que conocía a una persona que había recibido las cenizas de su abuela muerta en esta pandemia por SEUR. ¿Puede haber algo más siniestro y más antihumano?

 


Cuando yo era pequeña, como de seis años o algo así aprendí que las razas eran cinco: La Blanca, la Negra, la Amarilla, la Cobriza y la Malaya.
De la cobriza tenía referencias por las películas americanas de indios. Eran muy malos contra los pobres blancos que les había esquilmado las tierras y los habían esclavizado. De la Malaya, jamás supe nada. De la amarilla sí, porque conocí su maldad amarilla a través de Fumanchú. También eran muy malos y en los doblajes de las películas los insultaban llamándolos <amarillos traidores> Quedamos la blanca y la negra y ya se sabe cómo estamos, pero hay en marcha un estudio que aunque no va a resolver el problema, al menos pretende eliminar el enunciado de Razas. Solo existirá La Raza Humana.
Me dio mucha alegría conocer este proyecto. Se eliminará de muchos documentos en los que no pensamos, sobre todo si debajo escriben: Blanca.

 


Aprendí más cosas en el colegio. En la clase de gramática, la señorita terminaba diciendo: Se exceptúan; párvulo, avutarda y convulsión.
También los cabos de la costa cántabra: Finisterre y Ortegal en la Coruña, Peñas en Asturias, Ajo en Santander y Machichaco en Vizcaya.
Los nombres con los dos apellidos de muchos compañeros. Y recuerdo un trapo que olía muy mal. En un extremo de la pizarra las madres colgaban ese trapo para que los niños escupiéramos en la pizarra para borrar, también para sonarnos los mocos. Años cuarenta.
A darle un beso de despedida al compañero ya metido en su caja, que se había muerto de tisis.

 


 

Los niños de azul, las niñas de rosa.
Los productos light todos para chicas. No lo pone en el envase específicamente, pero el mensaje está en el color de sus etiquetas, de su letra, de sus nombres; productos que miramos las mujeres inconscientemente porque su envoltorio está en lila o rosa y su diseño está pensado y calculado para que nos atraiga a las mujeres. Como un chico se va a parar ante una mermelada que se llama Maribel cuyas frutas dibujadas en la tapa tienen predominio del rosa y el lila y el borde de la tapa del tarro es también lila. ¿Es que a los chico, los hombres, los han expulsado de los productos light?

Sígueme en las redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *