Tres sillas de anea

Deben salir adelante haciéndose cargo de los desheredados de la época que se repartían las familias.

Deben organizarse, casarse y repartirse la carga.

Y ahí empieza una vida en la que el ambiente dejado por la guerra se describe con sensaciones, con sentimientos, con reflexiones. La sociedad está dividida entre pobres y ricos; luego, ser pobre quería decir perdedor en la contienda, y ser rico, ganador, influyente, delator. Aplastar al perdedor se encontraba entre sus quehaceres diarios.

En ese ambiente, cuatro mujeres necesitan casarse.

premio anea

anea2

Presentación del libro y entrega del Premio de novela Juan Pablo Forner (Ayuntamiento de Mérida) en su sexta edición, por el jurado Dulce Chacón, Laura Freixas y Justo Vila.